Escapadas y Viajes »

Tailandia: gastronomía en el país de la sonrisa

Si piensas que comer en Tailandia es tan sólo sinónimo de arroz y comidas picantes e imposibles, te equivocas. Descubrir este país, paso a paso, es una aventura apasionante y también una sorpresa desde el punto de vista gastronómico. Nosotros tuvimos la suerte de conocerlo de primera mano en un viaje inolvidable de punta a punta en un país que te cautiva desde el primer minuto. No nos quedamos cortos al llamar este post Tailandia: gastronomía en el país de la sonrisa.

 

Entrantes: pasta y arroz tailandeses

Los entrantes en la cocina tailandesa se basan principalmente de sopas, fritos y verduras de cada zona. Los langostinos crujientes con sésamo, los rollitos tailandeses o los típicos de primavera crujientes y las sopas fueron nuestros imprescindibles en el viaje. En cuanto al picante, nos atrevimos en varias ocasiones con alguna sopa agria y picante, y superamos la prueba con creces. Os mostramos también una «cesta picante» que probamos en la localidad de Chiang Mail, con cortezas, rollitos, gambas y dados de pollo picante.

 

20140824_221418

20140823_144205

 

El rey de la cocina tailandesa es el Pad Thai, tallarines de arroz gruesos combinados con verduras, carne o pescado. Nosotros no quisimos dejar pasar la oportunidad de probar todo los tipos de Pad Thai posibles a lo largo de nuestro viaje y se convirtió en el básico que no podía faltar en las comidas. A continuación os mostramos varias modalidades de Pad Thai: con marisco tailandés o con pollo, envuelto en tortilla… Los arroces y noodles no pueden faltar tampoco en la mesa, de hecho, los tailandeses incluyen el arroz en dos de las tres comidas que realizan al día.  Se encuentran en multitud de versiones, arroz frito con piña, noodles de arroz picantes con salsa de pimiento y soja…

IMG_1544

IMG_1545

IMG_1546

IMG_1550

 

Carnes y pescados

Las carnes y pescados copan el protagonismo en los platos principales y, nuevamente, destaca la variedad de fórmulas para cocinarlos y el potente sabor de las especias y salsas que casan a la perfección. Entre los platos más conocidos y que no quisimos perdernos podemos destacar el chicken satay (pinchos de pollo marinados con salsa de cacahuete y ensalada. Nosotros lo probamos en el restaurante Lemongrass de Chiang Mai), Pra Ram (carne son broccoli y salsa de cacahuete), Pad him-ma-parn (anacardos con cebolla, chili, salsa de ostra y pollo), el curry verde de pollo, curry de marisco, salmón al curry con coco o las gambas con tallarines de arroz.

IMG_1549

IMG_1553

IMG_1751

IMG_1753

 

Aunque existen multitud de restaurantes en cada rincón de Tailandia, hay que atreverse a dejarse llevar por la intuición  y probar la comida de los cientos de puestos callejeros repletos de frutas, verduras y pastas típicas tailandesas.

La leyenda de los precios baratísimos en Tailandia es absolutamente real. En un restaurante, puedes comer (bebida incluida) desde dos hasta seis euros, mientras que un plato consistente en un puesto callejero no cuesta más de uno o dos euros. Como es lógico, lo más caro en Tailandia son las bebidas alcohólicas, pero no es algo escandaloso. Al final de nuestro viaje, ya nos habíamos convertido en los mayores fans de la cerveza Shinga.

Si tenemos que quedarnos con un restaurante en nuestro viaje, sería, sin duda,  Lemongrass, en pleno centro de Chiang Mai, un local a pie de calle con las paredes llenas de cientos de dedicatorias de la gente que ha pasado por sus mesas. Y más tarde comprobamos que tanto halago tenía mucho sentido.

 

  • Like!
    0

Comentarios Facebook: